VIDA

Nació en Chiaravalle, provincia de Ancona, Italia el 31 de agosto de 1870. Se graduó en 1896 como la primer mujer médico en Italia. Más tarde, estudió Antropología, Psicología y obtuvo un doctorado en Filosofía.

La Dra. Montessori fundamenta su método en los principios de los médicos franceses Jean Marie Itard (1774 -1838) y Edouard Séguin (1812-1880). El primero de éstos es considerado el “padre” de la nueva pedagogía, quien establece la importancia de la observación en los niños y entiende que a los niños no se les puede imponer nada; y el segundo creó ejercicios y materiales para ayudar al niño a desarrollar sus facultades.

En 1950 fue nombrada Doctora Honoris Causa por la Universidad de Ámsterdam. En tres ocasiones fue nominada para el Premio Nobel de la Paz (1949, 1950 y 1951).
Falleció en Holanda en 1952, a los 82 años de edad, pero su pensamiento sigue vivo en las miles de instituciones educativas que aplican su método alrededor de todo el mundo.

EL IMPACTO MONTESSORI

Los niños que cursan Montessori son usualmente adaptables, han aprendido a trabajar independientemente o en grupos. Debido a que desde una corta edad se les ha motivado a tomar decisiones estos niños pueden resolver problemas, escoger alternativas apropiadas y manejar bien su tiempo. Ellos han sido incentivados a intercambiar ideas y a discutir sus trabajos libremente con otros. Sus buenas destrezas comunicativas suavizan el camino en ambientes nuevos.

Investigaciones han mostrado que las mejores predicciones del éxito futuro es cuando se tiene un sentido positivo de la autoestima. El programa Montessori basado en la propia dirección, ayuda al niño al desarrollo de la propia imagen y a la confianza para enfrentar retos y cambios con optimismo.

SU LEGADO

Por primera vez, una técnica pedagógica incluía en su fórmula la idea de que el aprendizaje debía provocar felicidad y alentar la propia creatividad y capacidad natural de los niños. Algunas de las ideas que María Montessori puso en práctica están aquí resumidas:

El nivel y tipo de inteligencia se conforman fundamentalmente durante los primeros años de vida. A los 5 años, el cerebro alcanza el 80% de su tamaño adulto. La plasticidad de los niños muestra que la educación de las potencialidades debe ser explotada comenzando tempranamente.

Los conocimientos no deben ser memorizados, por el contrario, mediante la información existente, los conocimientos deben ser percibidos por ellos como consecuencia de su razonamiento.

Lo más importante es motivar a los niños a aprender con gusto y permitirles satisfacer la curiosidad y experimentar el placer de descubrir ideas propias.

Permitir que el niño encuentre la solución de los problemas. A menos que sea necesario, no aportar desde afuera nuevos conocimientos, permitir que sean ellos los que construyan en base a experiencias concretas.

Ella consideraba que se le debe dar a cada individuo la oportunidad de desarrollar sus potencialidades para ser un ser humano independiente, seguro y equilibrado.

Otro de sus conceptos innovadores fue que cada niño marca su propio paso o velocidad para aprender y esos tiempos hay que respetarlos.