EL NIÑO

La educación Montessori parte de un profundo respeto hacia el niño, a quien considera como un ser humano único e irrepetible, un ser con un gran potencial a desarrollar, ávido de aprendizaje y proveedor de grandes enseñanzas para el adulto.

EL AMBIENTE PREPARADO

El Ambiente Preparado Montessori es un entorno rico en estímulos que provocan en el niño la exploración sensorial de su mundo, el movimiento que lo orienta a su adaptación e independencia y el interés que promueve el desarrollo de su voluntad.

Este Ambiente Preparado ofrece al niño una atmósfera cálida y acogedora con espacios amplios y luminosos, donde todo se encuentra al alcance de los niños para reforzar su independencia y la interacción social activa que promueve la concentración de su atención.

EL MATERIAL MONTESSORI

Los niños aprenden conceptos abstractos a través de la manipulación de material Montessori de manera concreta y tangible.

Cada material presenta de manera aislada y clara un concepto o una idea a la vez, así como ofrece la posibilidad de controlar el error. Esta característica ofrece al niño la posibilidad de explorar el conocimiento sin interrupción del adulto, llevando al niño a una interiorización del aprendizaje y a la concentración de su atención.

GRUPOS MULTIEDAD

La conformación de los ambientes con niños de tres edades en cada grupo, recrea la experiencia de una comunidad, en donde los niños mayores se enfrentan a retos de acuerdo a su nivel de desarrollo y ayudan a los más pequeños ante cualquier dificultad.

A lo largo de su permanencia en cada ambiente los niños tienen la oportunidad de vivir estos papeles sociales. Esta experiencia, además de ofrecer una ayuda al desarrollo socio- afectivo del niño, provee un equilibrio entre independencia y cooperación que crea, además, un ambiente de orden y armonía.

EL ADULTO PREPARADO

El adulto, consciente de la potencialidad del niño y de su necesidad de libertad, de moverse y experimentar en el ambiente, toma el papel de “guía” y ser un nexo entre el niño y el Ambiente Preparado. Su rol principal es el ser facilitador del aprendizaje ayudando al niño a lograr el autodescubrimiento y la independencia dentro de un ambiente de respeto.

El Guía Montessori cuenta con especialización Montessori además de su preparación en Educación. Uno de los distintivos de su especialización Montessori es el desarrollo de la capacidad para identificar los periodos sensibles, los intereses y las necesidades individuales de cada niño, lo que le permite apoyar a éste de una manera personalizada y a su propio ritmo.

Además de la transmisión de conocimientos, el Guía tiene como función la formación de sus alumnos a través del enfoque Montessori:

• Acompaña al alumno en el camino de autodesarrollo despertando su interés e imaginación.
• Alienta el deseo natural de independencia.
• Refuerza su autoestima.
• Desarrolla la autodisciplina, así como la bondad y cortesía.
• Guía al niño para que aprenda a observar.
• Motiva su interés por la cultura y las ciencias.
• Comprende que cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo del niño.